Te has encontrado alguna vez preguntándote a ti mismo o a algún amigo: “¿Cómo guardar correctamente el día de reposo?” y- “¿Cómo hacer para guardar el sábado en el siglo veintiuno?”. Estas son buenas preguntas, ¡y la Biblia tiene respuestas para nosotros hoy!

Asiste a la iglesia para adorar junto a otros:

Durante su tiempo en la tierra, Jesús nos dio su ejemplo de unirse a otros creyentes en el estudio y la adoración en el día de reposo. “Como era su costumbre, entró a la sinagoga el día sábado y se levantó para leer” (Lucas 4:16). El apóstol Pablo nos alienta a reunirnos a menudo mientras nos preparamos para la segunda venida de Cristo (Hebreos 10:25).

Pasa tiempo en la naturaleza: Al principio, cuando Dios bendijo el sábado, pasó el primer sábado con Adán y Eva en la naturaleza (Génesis 2). También podemos encontrar descanso y refrigerio cuando reservamos un horario especial el sábado para pasar en la segunda naturaleza divina del libro de Dios.

Da  alegría a los demás: Jesús también pasó tiempo en el día de reposo llevando alegría y sanación a los demás. A menudo, sus milagros del sábado tenían lugar en la sinagoga. Podemos seguir su ejemplo compartiendo música, escribiendo algún mensaje de aliento para alguien o una visita, o incluso una llamada telefónica a un amigo o vecino que necesite estímulo.

Pasar tiempo con la familia y amigos:

El sábado es un día especial para cultivar las relaciones. El mandamiento del sábado específicamente incluye a todos aquellos que desean beneficiarse del mismo. El Señor dijo: “Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo;[a] porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico”. (Éxodo 31:13)

El deseo de Dios para nosotros es que compartamos el sábado con nuestros hijos y nuestros nietos.

Jesús pasó tiempo el sábado con sus discípulos, visitándolos el sábado en sus  casas o en la nataruleza (Mateo 8:14, 12:1).

El sábado nos permite pasar tiempo libre fuera de nuestras ocupadas vidas para construir relaciones con nuestras familias y amigos.

Pasa tiempo a solas con Dios:

Todos necesitamos reconectarnos con el Señor en un nivel personal.

El salmo del sábado nos desafía a tomar tiempo para la adoración y la reflexión profunda de la Palabra de Dios.

El salmista escribió: Dios mío,
“Porque tú, oh Señor, me has alegrado con tus obras, cantaré con gozo ante las obras de tus manos. ¡Qué grandes son tus obras, oh Señor, cuán profundos tus pensamientos! (Psalm 92:4, 5).

Fuente: https://www.sabbathtruth.com/free-resources/the-sabbath-blog/post/id/20399/t/-5-ways-to-keep-the-sabbath-holy

Facebook Comments

Dejar respuesta